domingo, 22 de julio de 2018

ANIVERSARIO DE LA FUNDICIÓN DE LA PRIMER PIEZA DE ARTILLERIA





22-07-1812 – El mortero Túpac Amaru: En este día se funde en Buenos Aires la primera pieza de artillería del Ejército Argentino: un mortero cónico de 12 pulgadas bautizado "Túpac Amaru". Desde el comienzo, la provisión de armas y pólvora fue una prioridad para la revolución. Como primera medida se confiscaron todas las armas existentes en el vecindario y se comisionó entre otros a Manuel Aniceto Padilla para adquirir armas en Inglaterra. A fines de 1810 se creó en Buenos Aires la primera fábrica de fusiles a cargo de Domingo Matheu y una de pólvora en Córdoba. En 1812 Manuel Belgrano estableció una fábrica de cañones en Jujuy pero no prosperó. 

Primer Arsenal de Guerra que ocupaba las calles Garay,
 Combate de los Pozos, 15 de Noviembre y Pichincha,

En mayo de ese mismo año el Triunvirato encargó a l Coronel Ángel Monasterio que instalara una fábrica de cañones en dos naves desmanteladas de la iglesia destechada de la Residencia, situada en las calles Liniers y Núñez (actuales Defensa y Humberto 1°), San Telmo, Buenos Aires. Monasterio sólo había visto fundir cañones una vez en Sevilla pero aceptó el encargo y fue capaz de llevarlo a buen puerto. El 22 de julio de 1812 se fundió un mortero de bronce, de ánima tronco-ojival hacia la recámara (cónico, a la Gomer), de calibre 12 1/2 pulgadas y el 24 se sacó del molde. El 3 de febrero de 1814 dejó la actividad en manos del Teniente de Artillería José María Rojas su discípulo predilecto.

El segundo mortero fue realizado el 15 de agosto de ese año. Se usaron como moldes unos morteros fundidos en Sevilla en 1724 y 1727. Las armas se bautizaron "Túpac Amaru" y "Mangoré" y fueron las primeras piezas de artillería del Ejército Argentino.




Cabe destacar que José María Rojas* se incorporó como soldado al Regimiento 1 “Patricios·” y participó contra Invasiones Inglesas, fue un estudioso de la física y de las matemáticas, llegando a ser Subdirector del Parque, con el grado de Capitán, ascendiendo luego por méritos y designado Director del Parque con el grado de Sargento Mayor. Debido a una enfermedad terminal, abandona su cargo pasando a retiro, otorgándosele el grado de Teniente Coronel”.

*Abuelo Chozno del Grl Div (RO) Co.S.Int ONU D Carlos Gustavo Lavado Roqué Lascano. Ph.D.

WWW.ORDENDELOYOLA.COM.AR

miércoles, 25 de abril de 2018

El apellido Güemes.


Don Carlos Gustavo Lavado Roqué PhD. 
Nieto Chozno del Guerrero de las Invasiones Inglesas 
 y Prócer de la Independencia Argentina y Sudamericana 
 "Teniente Coronel D José Maria Rojas"
 El Batallón de Arsenales 604 lleva su nombre"


Con el título “Travesía para llegar al origen del apellido Güemes”, en El Tribuno del 11 de abril de 2018, Sergio Tapia informa sobre un grupo de personas que incentivadas por el sacerdote Ernesto Crespo indagan sobre el apellido Güemes. 

Tapia expresa el sacerdote junto a dos amigos españoles llegaron al país para recabar datos sobre Martín Miguel de Güemes. Esta aventura investigativa surgió hace unos años cuando el padre Crespo, quien es párroco de un pueblito español de Cantabria llamado Güemes, con no más de 300 habitantes dedicados a la ganadería, en oportunidad de una visita a la Argentina participó de los actos conmemorativos del fallecimiento del general Martín Miguel de Güemes en Buenos Aires. ‘Quedé sorprendido por la vida del General y quise saber cómo llegó el apellido Güemes a este país; también me enteré que hay localidades que llevan su apellido, no solo aquí sino también en México y los Estados Unidos’. 

De regreso a España comenzó a concebir la idea de unir en un estado de hermandad a todos los pueblos llamados Güemes: ‘Por esa razón estoy aquí, después voy a visitar México y Estados Unidos’, expresó el padre Ernesto. Otra de las necesidades que lo movilizó a realizar esta travesía fue determinar con certeza cómo surge el nombre del pueblo Güemes en España. ‘Nosotros hemos logrado determinar con registros históricos que Güemes, como pueblo, ya existía en el año 1200, pero podría ser muy anterior a esa fecha, es decir que como apellido tuvo que surgir con posterioridad’, explicó el padre Crespo. 

Lo que lo sorprendió gratamente es descubrir que el padre del general Güemes nació en un pueblito distante a solo tres kilómetros de Güemes en España. ‘Yo nací en Güemes, mientras que el padre del héroe nacional lo hizo muy cerquita de allí, en Santander. El apellido Güemes es poco común en España, es posible que alguien lo haya adoptado como una referencia a su lugar de origen, algo muy común por esa época’. 

El párroco español vino acompañado por Francisco Güemes y Miguel Mazas Crespo, vecinos del padre Ernesto en su pueblo de España. En la ciudad salteña de Güemes fueron recibidos por el cura párroco Ángel Casimiro, escribe Tapia. 

La noticia llevó a reunir información de diversas fuentes en torno al apellido Güemes, entre las que se incluyen textos de los doctores Martín Gabriel Figueroa Güemes, descendiente del prócer, y de Atilio Cornejo, fundador del Instituto Güemesiano de Salta. 

La palabra de un descendiente 

Martín Gabriel Figueroa Güemes, en cuyo poder se encontraba el Testamento del padre del Grl. Güemes, escribió en La gloria de Güemes respecto al apellido Güemes. 

El investigador expresa: 

El apellido ‘de Güemes’, de viejo abolengo vasco, tenía ya rango de nobleza cuando la colonización de América atrajo con su poderoso incentivo de aventuras, fama y riquezas a algunos de sus poseedores. En las crónicas del gobierno colonial de Nueva España aparecen dos virreyes de ese apellido que gobernaron con tan singular suceso y extraordinaria lealtad a la corona que merecieron altísimas distinciones yrepetidas condecoraciones del monarca.

El general español, Juan Francisco de Güemes y Horcasitas, natural de Oviedo, que había combatido en la guerra de sucesión contra el archiduque Carlos de Austria y que había escalado altos grados militares tras su intervención en el sitio de Gibraltar y en las campañas de África y conquista de Orán fue, quizás, el primero en arribar a las tierras bañadas por el mar Caribe. Vino a desempeñarse como gobernador y capitán general de Cuba y tras dura y exitosa gestión, pasó en 1746 a México, donde durante cinco años ejerció las altísimas y delicadas funciones de virrey.

Uno de sus hijos, ya americano, pues había nacido en Cuba, don Juan Vicente Güemes Pacheco de Padilla Horcasitas y Aguayo, que heredó de su padre los títulos nobiliarios de conde de Revillagigedo, barón y señor territorial de las Villas y Baronías de Bellenova y Rivarroja, fue designado virrey de México en 1789, y actuó con tan encomiable celo y eficiente resultado que un historiador mejicano lo recuerda de este modo: ‘ningún virreinato hubo en Nueva España tan fecundo en sucesos ni más importante para la prosperidad de aquella rica comarca”. 

En la zona Norte de España diversos establecimientos denuncian la difusión del apellido ‘de Güemes’. Hubo casas así denominadas en los lugares de Galizano, del ayuntamiento de Ribamonte al mar, de Hoznayo y de Esles, los tres del partido judicial de Burgos. 

De Abionzo, valle de Carriedo, obispado de Santander, fue vecino de relieve don Manuel de Güemes Montero, casado con Francisca de Bárcena Gómez Campero de Zorrevilla. Hijos de esta unión fueron Manuel de Güemes Montero, que radicado en Madrid se vinculó a la Corte y Gabriel de Güemes Montero que, habiendo ganado merecimientos en el desempeño de delicadas funciones en la Tesorería general de Madrid, fue distinguido por el rey con el nombramiento de tesorero oficial real de las Cajas de Jujuy. 

De sus parientes, radicados ya en América y de su sobrino don Cristóbal Gómez, agente de negocios del Supremo Consejo de Indias, debió recibir don Gabriel de Güemes Montero las noticias y auxilios que decidieron la realización de su traslado a la colonia. La importancia de las funciones que venía a desempeñar en América quedó acreditada en los considerandos del decreto de creación de la aduana de Jujuy, suscripto por el virrey Ceballos en 1777, que entre otras razones apunta: ‘…y para que en las Reales Cajas de la ciudad de Jujuy, provincia del Tucumán, que es la garganta precisa y paso forzoso para trasladarse al Perú se exijan los reales derechos que correspondan…’ Utilizando la ayuda inmediata de su amigo José Gutiérrez de Arce, administrador de rentas provinciales de Burgos, que le prestó trescientos pesos para el viaje, don Gabriel se embarcó para su destino a mediados de 1777. A fines de dicho año se tomaba nota de su nombramiento en Buenos Aires y a principios de 1778 en la capital de la Intendencia de Salta presentaba las fianzas exigidas legalmente para recibirse en el alto cargo que entraba a desempeñar.

La palaba de un investigador 

El Dr. Atilio Cornejo, en el capítulo I de Historia de Güemes, expresa Güemes, o Güemez, apellido vasco, significa linderos. Sus armas son: partido, 1º de oro con una cruz de veros; 2º de azur con un castillo de oro, bordura de gules con ocho aspas de oro. Tuvo su origen en antiguos escuderos que poblaron en el lugar de Güemes, perteneciente al Ayuntamiento de Bareyo, partido judicial de Santoña (Santander). Güemez se llama también una villa y municipio de Méjico, Estado de Tamaulipas, distrito del Centro, con 4000 habitantes. El más antiguo de los escuderos citados, llamábase Gonzalo Gómez de Güemes, dejando sucesión. El apellido está muy extendido por toda la montaña de Santander. Hubo casas así denominadas en los lugares de Galizano, del Ayuntamiento de Ribamonte al Mar, de Hoznayo y de Esles, los tres del partido judicial de Santoña; en la villa de Ramales, del partido de su nombre, en el lugar de Santa Cruz, del Valle de Castañeda, que pertenece al partido judicial de Carriedo, y en la villa de Rioseres, del partido judicial de Burgos. 

A la casa de Ramales, pertenecen los Condes de Revillagigedo, Grandes de España, de cuya casa fue don Valentino de Güemes, casado con Doña María Gordon, padres de Dn. Francisco de Güemes, casado con doña Francisca de Horcasitas y Sáez de Villa, de cuyo matrimonio nacieron: Juan Francisco, José Antonio, Manuel y Teresa de Güemes y Horcasitas, hijodalgos notorios, naturales de Reinosa (Santander). Don Juan Francisco de Güemes y Horcasitas, fue Capitán General del Ejército Español, Gobernador y Capitán General de Cuba, Virrey de Méjico (1746-1755), Decano del Superior Consejo de Guerra, Barón de Benilloba y Ribarroja y primer Conde de Revillagigedo. Casó en setiembre 11 de 1749 con Doña Antonia de Ceferino de Pacheco y Padilla. Falleció en 1766. Fue padre del Teniente General D. Juan Vicente de Güemes y Pacheco, embajador de España en Suecia y en Cerdeña, Conde de Güemes y 3er Conde de Revillagigedo.

A la casa de Santa Cruz, valle de Castañeda, perteneció D. Juan del Moral y Güemes, casado con su prima Doña María de Güemes y del Moral, padres de D. Antonio de Güemes, oficial de la secretaría de la Cámara y Real Patronato (1700). A la casa de Villa de Rioseres, perteneció D. Juan de Güemes, casado con Da. María López Barona, padres de D. Francisco de Güemes, casado con Da. María Gallo, de cuyo matrimonio nació Dn. Diego Güemes y Gallo, Caballero de la Orden de Santiago (1666). D. Manuel de Güemes Montero, natural de Abionzo, Valle de Carriedo, Obispado de Santander, Reynos de España, casó con Doña Francisca de Bárcena Gómez Campero y Zorrovilla, de cuyo matrimonio nació en 1748 Don Gabriel de Güemes Montero. D. Gabriel de Güemes Montero, que había practicado en la Tesorería de Madrid, por Real Despacho de marzo 3 de 1777, dado en el Pardo por S. M., fue designado en el empleo de Tesorero Oficial Real de las Cajas de Jujuy. 

En noviembre 6 de 1777 se toma razón de su nombramiento en Buenos Aires. Llegado a estas tierras, en 17 de enero de 1778, ante el escribano D. Antonio Gil Infante, de Salta, dan fianza suficiente para el desempeño de dicho cargo, por quinientos pesos cada uno, los caracterizados vecinos de la Ciudad de Salta, Coronel D. Antonio de Figueroa, Coronel D. Juan Adrián Fernández Cornejo, D. Francisco de Toledo Pimentel, Coronel D. Antonio Fernández Cornejo, D. Pedro Lucas de Allende, D. Félix Apolinar Arias Rengel, D. Fernando de Torres y D. Francisco González y San Millán. Su amigo D. José Gutierrez de Arze, Administrador de Rentas Provinciales de Burgos, fue quien, prestándole la suma de $300, le ayudó en la financiación de su viaje. 

En esa misma época, D. Gabriel de Güemes Montero contrae matrimonio, de 29 años de edad, en la ciudad de Jujuy (31 de mayo de 1778), con Doña Magdalena de Goyechea y la Corte (de 15 años de edad). Pariente suyo debió ser D. Joaquín de Güemes Campero, vecino de Córdoba, quien aparece en abril 17 de 1784, como acreedor por $3526 de D. Miguel Vicente de Solá y en mayo 2 de 1790 abonando en Salta $685 en concepto de conchavos y salarios correspondientes al despacho de sus tropas de mulas; y a cuya familia debió pertenecer el Comandante de milicias Güemes Campero, que actuó en las batallas de La Tablada y Oncativo y que cita Paz; e igualmente, D. Manuel Güemes Montero, residente en la Corte de Madrid, a quien D. José Tomás Sánchez, Administrador General de las Reales Rentas de Tabacos, otorga poder para que, invocando sus méritos y servicios, pida mercedes y gracias (15 de noviembre de 1786). 

Muy explicable resulta así el nombramiento directo de S. M. a Güemes Montero, teniendo un pariente próximo ligado a la Corte. En los libros de toma de razón del Archivo General de la Nación, figura también don Tomás de Güemes, como Cabo de Blandengues, de Buenos Aires, con cédula de permiso (27 de setiembre de 1794), quien asciende luego a Sargento (24 de noviembre de 1804), Alférez graduado de caballería (19 de julio de 1809), Alférez de Blandengues de Frontera (30 de julio de 1810) y Teniente del Regimiento de Caballería de la Patria, 3ª Compañía (11 de agosto de 1810); como asimismo, don Juan Manuel de Güemes Hesles, Contador Oficial Real de las Cajas de Carangas (Oruro). Don Francisco Güemes fue Ministro Administrador del Banco de Potosí (1775-1776). Cabe acotar que D. Gabriel de Güemes Montero y Da. Magdalena de Goyechea y la Corte fueron los padres del Grl. Martín Miguel de Güemes, nacido en Salta el 8 de febrero de 1785. El apellido según una publicación digital En https://www.misapellidos.com/significado-de-Guemes-53166.html se lee que el apellido Güemes tuvo su origen en antiguos escuderos que poblaron en el lugar de Güemes, que hoy pertenece al Ayuntamiento de Bareyo, del partido judicial de Santoña (Cantabria). 

El más antiguo de esos escuderos se llamó Gonzalo Gómez de Güemes y dejó sucesión. Luego: El apellido está muy extendido por toda la montaña de Santander (Cantabria). Hubo casas así denominadas en los lugares de Galizano, del Ayuntamiento de Ribamontán al Mar, de Hoznayo y de Esles, los tres del partido judicial de Santoña de la villa de Ramales del partido judicial de su nombre; en el lugar de Santa Cruz, del Valle de Castañeda, que pertenece al partido judicial de Villacarriedo, y en la villa de Ríoseras, del partido judicial de Burgos.

Relatan María del Carmen González Echegaray y Conrado García de la Pedrosa en su obra conjunta Apellidos y Escudos de Cantabria: ‘El origen de este apellido es el lugar de su nombre, situado en la antigua Junta de Siete Villas de Trasmiera, y actualmente perteneciente al Ayuntamiento de Bareyo, partido judicial de Santoña, de donde pasó a otros lugares con casas importantes, como la de Ramales de la Victoria al casar D. Valentín Güemes, de Esles de Cayón, con Dña. Mariana de Gordón de las casas de su apellido ramaliegas. De esa rama descendía el Virrey de México D. Juan Francisco de Güemes y Horcasitas, hijo de D. Francisco de Güemes y Dña. Francisca de Horcasitas, nacido en Reinosa en 1681 y Conde de Revillagigedo. De esta misma rama, pero nacido en Castro Urdiales fue el Caballero de Calatrava D. Ignacio Antonio de Horcasitas y Güemes, y el también Virrey de México D. Vicente Güemes Pacheco, hijo de D. Francisco y también calatravo, así como D. Agustín y D. Ignacio Horcasitas y Güemes, nacidos en Castro Urdiales y caballeros de las Órdenes de Calatrava y Santiago respectivamente. 

Varios títulos nobiliarios descienden de esta rama. Otras casas de Güemes hubo en Castañeda, de las que provenía el también Caballero de Santiago D. Félix Antonio Güemes de la Mora y Ceballos, ya nacido en Madrid y Secretario de su Majestad.

La casa de Esles de Cayón fue la antecesora de la de Ramales de la Victoria, como ya hemos dicho, y en este pueblo aparecen varios escudos en piedra de este apellido. En la Real Cancillería de Valladolid, se recogen los expedientes de hidalguía de D. Antonio de Güemes, natural de Noja y nacido en La Encina de Cayón, de 1721; D. Francisco de Güemes, natural de San Pantaleón del Valle de Aras, de 1737; D. José de Güemes, de Cayón, de 1750; D. Juan de Güemes de Ajo, pero originario de La Encina; D. Juan de Güemes, de Omoño en Ribamontán de 1723; D. Juan Manuel de Güemes, de Abionzo, en el Valle de Carriedo, de 1762; D. Lorenzo de Güemes, también de Omoño; D. Manuel Güemes de Sevilla, natural de Carriedo, en 1739; D. Manuel Güemes de San Pantaleón de 1778; D. Pedro de Güemes y Cevallos de Valencia, pero originario del Valle de Carriedo, de 1794.’


Don Carlos Gustavo Lavado Ruíz y Roqué Lascano Ph.D. Lazos familiares con el General Don "Martín Miguel de Güemes". i. ISAAC3 ROQUÉ GÜEMES, b. 1846, Córdoba, Córdoba, Argentina; d. 29 de marzo 1920, Córdoba, Córdoba, Argentina. 10. ii. ENRIQUETA ROQUÉ GÜEMES, b. 1847, Córdoba, Córdoba, Argentina. iii. CONSTANCIA ROQUÉ GÜEMES, b. 10 1849, Córdoba, Córdoba, Argentina; m. PABLO C BELISLE, 09 Jun 1892, Córdoba, Córdoba, Argentina; Matrimonio: Nuestra Señora del Pilar 


jueves, 12 de abril de 2018

Don Juan Carlos Lavado Ruiz (+). 108 aniversario de su natalicio 13 de abril 1910 – 13 de abril 2018.



General de Brigada (RO) CO.S.INT. 
Don Carlos Gustavo Lavado Roqué PhD. 
Nieto Chozno del Guerrero de las Invasiones Inglesas 
 y Prócer de la Independencia Argentina y Sudamericana 
 "Teniente Coronel D José Maria Rojas"
 El Batallón de Arsenales 604 lleva su nombre"



.Modelo de Esposo y Padre
Entre muchas cosas me inculcó:

Mas vale morir de pié, que vivir de rodillas.
Haced las cosas pequeñas como si fueran grandes,
así podréis hacer las grandes como si fueran pequeñas”



MARTILLERO PUBLICO


domingo, 8 de abril de 2018

ASOCIACIÓN DESCENDIENTES DE GUERREROS Y PRÓCERES DE LA INDEPENDENCIA ARGENTINA Y SUDAMERICANA. CAPITÁN DE NAVÍO HIPÓLITO BOUCHARD - HÉROE NAVAL. FUNDADOR DE LA PATRIA - GOBERNADOR DE CALIFORNIA



General de División (RO) CO.S.INT. 
Don Carlos Gustavo Lavado Roqué PhD. 
Nieto Chozno del Guerrero de las Invasiones Inglesas 
 y Prócer de la Independencia Argentina y Sudamericana 
 "Teniente Coronel D José Maria Rojas"
 El Batallón de Arsenales 604 lleva su nombre"


CAPITÁN DE NAVÍO HIPÓLITO BOUCHARD - HÉROE NAVAL FUNDADOR DE LA PATRIA - GOBERNADOR DE CALIFORNIA


Nació el 15 de enero de 1780 en la localidad de Bormes, cercana a Saint Tropez (Francia). Hipólito Bouchard llegó a Buenos Aires en el año 1809, y al producirse la Revolución de Mayo, se inclinó por su causa.
El gobierno patrio debió encarar el problema que representaba la falta de poder naval para hacer frente a la escuadra española que dominaba las aguas del Río de la Plata, y es así que a costa de grandes sacrificios logró conformar una pequeña escuadrilla, integrada por tres naves, que fue puesta a las órdenes de Azopardo. El cargo de segundo comandante de esa fuerza fue asignado a Hipólito Bouchard y el 2 de marzo de 1811 en San Nicolás de los Arroyos tuvo su bautismo de fuego, al enfrentar la escuadrilla realista que mandaba el Capitán de Navío Jacinto de Romarate. A pesar del valor y coraje de los patriotas, estos sufrieron una derrota a manos de los españoles.
Luego de la acción de San Nicolás, Bouchard tuvo una destacadísima actuación enfrentando a las naves españolas que bloqueaban Buenos Aires y al mando de la sumaca "Santo Domingo" las combatió frente a la ciudad en dos encuentros que tuvieron lugar en los meses de julio y agosto de 1811. El 3 de febrero de 1813 el Regimiento de Granaderos a Caballo al mando del Libertador tuvo su bautismo de fuego y Bouchard es uno de los oficiales que toma parte del combate.
En 1815, emprendió la campaña de corso con el Almirante Brown por las costas del Pacífico con el fin de entorpecer el comercio marítimo español y reducir su poder naval en el Pacífico, En octubre de 1815 zarparon rumbo a las costas chilenas y apresaron fragatas españolas, luego bloquearon y atacaron el puerto del El Callao, que era la plaza más poderosa que España tenía en América. En aguas ecuatorianas atacaron fortificaciones cercanas a Guayaquil. Puede afirmarse que la campaña de corso 1815/1816 preparó el camino de la expedición libertadora realizada por el general San Martín.
El 9 de julio de 1817 (primer aniversario de la declaración de la Independencia), la fragata "La Argentina", al mando del Capitán Bouchard, zarpó de la ensenada de Barragán para cumplir un crucero de corso, que había de durar dos años. Navegando por aguas del Atlántico Sur, llegó al Océano Indico recalando en la isla de Madagascar. Allí, mediante el empleo de la fuerza Bouchard impidió el tráfico de esclavos que pretendían realizar tres buques ingleses y uno francés, concretando así los ideales contra la esclavitud surgidos en la Soberana Asamblea General Constituyente de 1813.
La lucha contra la esclavitud estaba prevista en las instrucciones que el gobierno había impartido a Bouchard. Seguidamente navegaron hacia las islas Filipinas con el objeto de atacar el comercio que por esos mares efectuaban buques españoles. Soportaron los estragos del escorbuto, enfermedad que produjo muchas bajas entre los tripulantes, a tal punto que a veces no se contaba con el personal necesario para atender las tareas rutinarias de la navegación.
En esa región rechazaron el ataque de cinco buques piratas malayos. Luego navegaron hacia las islas Hawai donde Bouchard halló la corbeta argentina "Santa Rosa" cuya tripulación se había sublevado. Conjuntamente con la corbeta "Santa Rosa" atacaron posteriormente Monterrey, situado en la costa de México, y se apoderaron por unos días del fuerte, en el cual tremoló el pabellón celeste y blanco. Con tal motivo nuestra Bandera Nacional forma parte de las 12 banderas del Estado de California y se encuentra ondeando en el Capitolio, en la ciudad capital de Sacramento. Una vez que abandonaron ese lugar se dirigieron a Nicaragua donde atacaron El Realejo, apoderándose de dos naves españolas y destruyeron otras dos. Navegando a lo largo de las costas americanas en el Pacífico, arribaron a Valparaíso (Chile), el 12 de julio de 1819, dando por finalizado el viaje que les permitió circundar el orbe (primera nave argentina que realizó este hecho). A su arribo a este puerto fue sometido a un juicio bajo el cargo de piratería propiciado por Lord Cochrane, Jefe Naval de ese puerto.
Dos años duró el crucero de corso de la fragata "La Argentina" y durante su transcurso el Capitán Bouchard y su tripulación sostuvieron trece acciones navales importantes, capturaron o destruyeron veintiséis buques y sometieron a registro cuatro barcos negreros, dos naves inglesas y una de los Estados Unidos.
Posteriormente Bouchard tomó parte de la Expedición Libertadora de San Martín al Perú y cuando el Libertador creó la escuadra peruana dio a Bouchard el mando de la fragata "Puebla" que era el buque más importante de la nueva escuadra. Retirado del servicio activo se radicó en Perú fundando un gran ingenio azucarero. En ese establecimiento, llamado La Buena Suerte, murió asesinado por un peón el 4 de enero de 1837.
.

Dos buques de la Armada Argentina llevaron su nombre: Rastreador (1936), Destructor (1972).


jueves, 29 de marzo de 2018

Interrelación militar entre el GENERAL D MARTÍN MIGUEL DE GÜEMES y los jefes del ALTO PERÚ


General de Brigada (RO) 
Don Carlos Gustavo Lavado Roqué PhD. 
Nieto Chozno de Guerrero de las Invasiones Inglesas 
 y Prócer de la Independencia Argentina y Sudamericana 
 "Teniente Coronel D José Maria Rojas"
 El Batallón de Arsenales 604 lleva su nombre"

Cartas, oficios, partes de batalla, informes, entre otros documentos, dan cuenta de la interrelación militar entre Güemes y los jefes de parte del actual territorio boliviano durante la lucha por la Independencia. 


Entre esos documentos se encuentra el parte del militar español Miguel Tacón, publicado en La Gaceta de Lima, en el cual relata sucesos vinculados con la caída de Manuel Asencio Padilla y numerosos soldados que luchaban a sus órdenes; carta y oficio del fraile franciscano José Indalecio de Salazar, dirigidos a Güemes, sobre la muerte de Padilla y el escrito de Apolinar Zárate sobre sus servicios como capitán y comandante durante cinco años, solicitando el reconocimiento militar que estimaba corresponder. 

La caída de Padilla 

Miguel Tacón y Rosique fue un militar arrogante y sanguinario, nacido en Cartagena de Levante, España, en 1775.

En América es recordado por los abusos y crueldades ejercidos contra los patriotas durante la guerra por la Independencia y en España por su bravura e inteligencia táctica en la guerra de guerrillas.

La Gaceta extraordinaria de Lima publicó un parte de guerra con su firma, fechado en La Laguna el 27 de setiembre de 1816 en el que informa que en ese mes llegó a La Laguna y se reunió con Francisco Javier de Aguilera, verdugo de Manuel Asencio Padilla a quien había ejecutado el 14 de ese mes. Como premio a su victoria y por haber derrotado y dispersado a una tropa que había ejercido una férrea resistencia a la dominación española, a Aguilera se le concedió un grado militar así como ascensos y remuneraciones a otros miembros del batallón victorioso.

La cabeza de Padilla fue condenada a permanecer sobre una pica en la plaza del poblado “para perpetuo escarmiento de los traidores y débiles que concurrieron a sus viles empresas” afirmaba Tacón. A su vez, informaba que habían sido ejecutados unos 700 patriotas, 77 prisioneros y que el fraile franciscano Mariano Suárez Polanco, capellán de las tropas de Padilla, sería juzgado por una comisión militar para mostrar a otros clérigos que ninguno podría evitar el castigo a que se hicieran acreedores por su conducta.



Polanco fue ejecutado. En su memoria, el Mariscal Antonio José de Sucre mandó construir, adosada al atrio de la Iglesia de San Francisco, una arquería de estilo neoclásico. La Iglesia, categorizada como monumento histórico, atesora en una de sus torres la llamada Campana de la Libertad, que Polanco hizo repicar el 25 de mayo de 1809 dando inicio a la revolución libertaria.

La necesidad de contar con un subdelegado-comandante de fronteras 

Desde Pomabamba, el 29 de setiembre de 1816 Fray José Indalecio de Salazar escribía a Güemes 

"Muy señor mío y de mis distinguidos aprecios: de buena gana hubiera querido tener proporciones para costear prontamente un expreso participando a V.S lo acaecido en la Laguna y el Villar con la División de las Fronteras y su Coronel Padilla, para que le sirva de gobierno y sus planes tengan el debido feliz éxito que se desea en obsequio a los derechos sagrados de nuestra amable patria. Ahora lo participo por medio de ese Moreno que como militar del ejército es conductor seguro, y por tanto digno de ser atendido y premiado por tantos títulos. No deje V.S de remitir a la brevedad posible un subdelegado comandante a las fronteras, para que reúna y organice la gente armada de esta división, con las demás prevenciones de su consideración, y que se extingan las rivalidades, enconos, y despotismo entre los peruanos. Las virtudes únicamente son las que deben abrazarse generalmente, para que la patria triunfe y resplandezca con brillantez por todas partes. 

Dios nuestro Señor lo conduzca cuanto antes a V.S felizmente a estas provincias interiores para mitigar las amarguras de tantos ciudadanos oprimidos y lo guarde por muchos años para consuelo de su afectísimo amigo seguro servidor y capellán Q.S.M.B." 


Junto a la carta, el fraile envió un oficio –fechado el mismo día- al Gobernador de la Intendencia de Salta, Martín Miguel de Güemes, en el que realiza un raconto de sucesos a partir de la derrota que los patriotas sufrieron en Sipe Sipe, el 29 de noviembre de 1815, en proximidades de Cochabamba (Bolivia). En ese lugar se enfrentaron Joaquín de la Pezuela y José de Rondeau.

Para Salazar, esa derrota y la crueldad que los realistas ejercieron sobre los pueblos por los que pasaban, llevó a los habitantes al descreimiento de que los patriotas pudieran protegerlos y a esperar mayores represalias de parte de los vencedores. La división de Padilla continuaba con la defensa y logró abastecerse de armamento, ganado y cabalgaduras arrebatadas al enemigo. Pero el esfuerzo fue insuficiente y, además, el fraile consideró que Padilla no trataba adecuadamente a sus soldados ni jefes, generando el descontento a pesar de sus advertencias.

Salazar escribió

"Con éste motivo, y de hallarme con la salud quebrantada a causa de los continuos trotes, mojazones y malas noches, que sin mas prest, ni salario que el deseo del bien público, toleré desde el mes de diciembre, acompañando en calidad de Capellán a la tropa, a los diferentes ataques que se le dieron a los enemigos, tuve a bien retirarme en solicitud de la tranquilidad de mi espíritu, mi mejor subsistencia, la de un religioso que tengo a mi lado, y dos mozos que me acompañan. Bien divisé yo por los incidentes el ruinoso paradero que había de tener la división y su jefe; mas a pesar mío, no pude remediarlo. 

Luego comenta que como a las tres de la tarde del 14 de setiembre la tropa de Padilla fue sorprendida en el Santuario del Villar donde Padilla fue herido mientras defendía a su esposa sin que ninguno de sus subordinados lo socorriera. Salazar temía que los comandantes que lucharon a las órdenes de Padilla, entre los cuales cita a Jacinto Cueto (chuquisaqueño), José Serna (cochabambino) y Esteban Fernández (potosino), se profundizara la grieta dando lugar a la anarquía. 


Juana Azurduy había escapado con el dinero reunido, lo que presagiaba disputas. Por ello el fraile solicitaba se designe a un comandante para que se haga cargo de la división y armamento para evitar males mayores. "


Combatir eficazmente y sin los recursos adecuados 

El 4 de diciembre de 1816, desde Colpa, Apolinar Zárate escribía a Güemes que por cinco años había combatido contra los opresores sin un arma de chispa, solo con honderos y al amparo de la Divina Misericordia había logrado rechazar al enemigo, a costa de desamparar a su familia. Zárate solicitaba a Güemes que le librara el título que por su honor le correspondía. Y esperaba poder mostrarle 

"cuando arribe por estos países, habiendo así mismo personas fidedignas quienes certificaren de mi comportación en la defensa. De igual modo podrá el capitán conductor de los pliegos anoticiar de mi persona. En el día los tiranos perseguidores nuestros se hallan por estas fronteras muy cobardes, sin embargo de que hemos sufrido algún contraste; pero asimismo se ha duplicado nuestro valor y entusiasmo, sólo aguardamos a V. S. con el ejército como el Santo Advenimiento por horas y clamando a Dios por instantes." 

Como expresa el autor del Güemes Documentado, la correspondencia y los oficios dejan en claro la interrelación militar entre Güemes y los jefes del actual territorio boliviano.



Don Carlos Gustavo Lavado Ruíz y Roqué Lascano Ph.D. Lazos familiares con el General Don "Martín Miguel de Güemes". i. ISAAC3 ROQUÉ GÜEMES, b. 1846, Córdoba, Córdoba, Argentina; d. 29 de marzo 1920, Córdoba, Córdoba, Argentina. 10. ii. ENRIQUETA ROQUÉ GÜEMES, b. 1847, Córdoba, Córdoba, Argentina. iii. CONSTANCIA ROQUÉ GÜEMES, b. 10 1849, Córdoba, Córdoba, Argentina; m. PABLO C BELISLE, 09 Jun 1892, Córdoba, Córdoba, Argentina; Matrimonio: Nuestra Señora del Pilar