domingo, 11 de diciembre de 2016

MI ABUELO CHOZNO EL TENIENTE CORONEL D JOSÉ MARÍA ROJAS Y SUS HERMANOS LOS CORONELES D MANUEL PATRICIO ROJAS Y FERNANDO ROJAS. GUERREROS DE LA INDEPENDENCIA ARGENTINA.INTEGRARON EL EJÉRCITO DEL NORTE Y EJÉRCITO DE LOS ANDES.






José María Rojas  participó en las invasiones inglesas, luego como capitán de artillería en la primera expedición auxiliadora al Alto Perú, luchando en la batalla de Suipacha y en la de Huaqui



Sus hermanos

Cnl D Juan Ramón Rojas

Se destacó como alumno avanzado en el Real Colegio de San Carlos de su ciudad natal, pero abandonó los estudios en ocasión de las Invasiones Inglesas, en 1806, cuando se incorporó a las milicias locales para luchar contra las mismas. Publicó un poema épico sobre la lucha contra los invasores, en que abusaba de las menciones a la mitología griega.
Al estallar la Revolución de Mayo, estaba radicado en Montevideo, donde secundó al coronel Prudencio Murguiondo en su motín para unir las fuerzas militares de esa ciudad a la lealtad a la Primera Junta. Derrotado el intento, huyó de la ciudad y regresó a Buenos Aires.
Participó en el sitio de Montevideo en 1811 y publicó un poema sobre el mismo. De regreso a Buenos Aires, prestó servicios con dos de sus hermanos en la fábrica de cañones, como ayudante del coronel Ángel Monasterio. Publicó varias notas en la prensa, como una apología de Mariano Moreno y una especie de lamento en verso por las provincias oprimidas por los realistas. Fue secretario de Manuel de Sarratea mientras éste participó en el sitio de Montevideo y peleó en la batalla de Cerrito.
Fue incorporado al Regimiento de Granaderos a Caballo y – como jefe de parte de dos escuadrones del mismo – fue enviado al norte, a unirse al Ejército del Norte. Allí participó en la defensa del general José Rondeau, junto con otros oficiales que se negaron a reconocer la autoridad del general Alvear, enviado para reemplazarlo. Fue uno de los derrotados en la batalla de Puesto del Marqués y pasó algunas semanas prisionero. Después hizo la tercera expedición auxiliadora al Alto Perú y participó en el desastre de Sipe Sipe, en que sus fuerzas se destacaron por su constancia a pesar de la derrota.
De regreso, medió entre Rondeau y el gobernador de la provincia de Salta, Güemes cuando el Director Supremo pretendió reemplazar al caudillo y arrestarlo, culpándolo de la derrota; ajustó con la hermana del caudillo los términos del acuerdo de Cerrillos. Al asumir el mando del Ejército Manuel Belgrano, lo consideró demasiado interesado en actividades políticas y lo envió de regreso a Buenos Aires.
Fue miembro del tribunal militar, y publicó un canto a la victoria de Chacabuco. Fue uno de los fundadores de la Sociedad de Buen Gusto en el Teatro, que promocionaba la difusión de la cultura literaria; redactó el reglamento de la sociedad. Fue ascendido al grado de coronel en 1818, e incorporado al estado mayor general del ejército.
Durante la Anarquía del Año XX se unió al grupo de oficiales que intentaron imponer a Alvear como gobernador. Derrotado, fue condenado a destierro, y protestó desde Santa Fe por esa medida, que según él condenaba más la derrota que la subversión. Se unió a la división de Alvear del ejército de Estanislao López en su invasión a Buenos Aires y combatió en la batalla de Cañada de la Cruz y asalto de San Nicolás. Al caer esta ciudad fue tomado prisionero y al año siguiente fue dado de baja.


Cnl D Manuel Patricio Rojas

Buenos Aires, Virreinato del Río de la Plata, marzo de 1792 – † Buenos Aires, Argentina, mayo de 1857), militar argentino, que se destacó en la guerra de independencia – particularmente en la Expedición libertadora del Perú 

El Ejército del Norte


Era hermano de los coroneles Juan Ramón y Fernando Rojas. Fue cadete del Batallón de Montañeses en 1807 y pasó luego de la revolución de 1809 al Regimiento de Patricios.

Formó en la Primera expedición auxiliadora al Alto Perú, y capturó personalmente al obispo Rodrigo de Orellana.

Combatió en las batallas de Cotagaita, Suipacha y Huaqui. Tras la derrotá, sofocó en Cochabamba una rebelión de las tropas de la división de Eustoquio Díaz Vélez del Ejército del Norte; se vio obligado a dejar que la ciudad fuera ocupada por los realistas. De regreso combatió en Nazareno, Las Piedras, Tucumán y Salta, destacándose por su valor y capacidad. Fue enviado a Buenos Aires con el parte de esa última victoria y con los trofeos de guerra. Regresó al norte y participó en las batalla de Vilcapugio y Ayohuma.
Fue ayudante del nuevo jefe del Ejército del Norte, José de San Martín, y participó en la tercera campaña al Alto Perú. Luchó en Puesto del Marqués y en el desastre de Sipe Sipe, como ayudante del jefe de estado mayor, general Francisco Fernández de la Cruz.

Cuando Manuel Belgrano asumió el mando del Ejército, en 1816, se deshizo de los oficiales que consideraba faltos de disciplina, entre los que incluyó a Rojas; lo envió a Buenos Aires, donde fue edecán del Director Juan Martín de Pueyrredón.

El Ejército de los Andes


Fue enviado por éste ante el gobierno de Montevideo, dirigido por Miguel Barreiro, que había pedido ayuda para enfrentar la invasión portuguesa. Llevaba órdenes de exigir que todas las fuerzas de Artigas se pusieran completamente a órdenes del Directorio. Como el caudillo no aceptó las condiciones humillantes, la ayuda nunca fue enviada. Rojas fue enviado ante el general invasor Carlos Federico Lecor, solamente a efectos de informarse sobre sus intenciones.

Se incorporó al Ejército de los Andes en Chile, en enero de 1819. Participó de la expedición al Perú del año siguiente, con el grado de coronel.

Poco después del desembarco en la bahía de Paracas, fue el comandante de la división de los Granaderos que logró la pequeña victoria de Nazca, y fue el segundo jefe de la primera campaña de la Sierra del general Arenales. A sus órdenes se destacaron los oficiales Juan Lavalle, Federico Brandsen y José Videla Castillo. Su división fue la única de caballería que llegó a combatir en la batalla de Pasco. Fue nombrado gobernador de Pasco por el general vencedor.


José María Rojas hijo de Don Juan de Rojas y de Doña Juana Josefa Argerich, padre de Dolores Rojas de Ruíz, abuelo de José María Ruíz Rojas, bisabuelo de Laura Ruíz de Lavado, esta última , Madre de Don Juan Carlos Lavado Ruíz y abuela de Don Carlos Gustavo Lavado Ruíz y Roqué Lascano Comandante Gran Maestre y Fundador de la Orden de los Caballeros de Su Santidad el Papa "San Ignacio de Loyola". Tuvo tres hermanos todos ellos guerreros de la independencia.


BIBLIOGRAFÍA

• De Marco, Miguel Ángel, La patria, los hombres y el coraje, Ed. Emecé, Bs. As., 2006. ISBN 978-950-04-2776-0 
• Mitre, Bartolomé, Historia de San Martín y de la emancipación sudamericana. Ed. Eudeba, Bs. As., 1968. 
• Quesada, Ernesto, Pacheco y la campaña de Cuyo, Ed. Plus Ultra, Bs. As., 1965.

No hay comentarios:

Publicar un comentario