viernes, 24 de marzo de 2017

En la Pampa, inmensa, áspera, bravía, se estaban escribiendo a sangre y fuego, las páginas gloriosas de la conquista del desierto.



En el escenario que tenía horizontes por los cuatro costados, los soldados de la libertad y la disciplina iban ganando leguas para el territorio de la Patria, empujando y acorralando a los indómitos que no cesaban en sus correrías de desorden, de atropello, robo y asesinato. Fueron naciendo los fortines, llamas vivas del coraje, que al correr del tiempo, serían pueblos y ciudades. 

Pero era necesario seguir adelante. Y este es el 2 de Caballería, acampando en el valle de Huichú-Lauquén, preparándose para librar el combate llamado de la Frontera. La flor de una vidala florece en el vivac. Porque la jornada ha sido larga y dura, los hombres apenas si hablan, pero al alargar el mate cordialero, algunos conversaban: 

-Pinta bravona la cosa...Los salvajes de Ñancucheo tienen el diablo en el cuerpo.

-Al diablo le entra el lanzazo como a cualquiera, y no se han de quedar con ganas cuando los topemos.

-Tan riunidos en la carpa del comandante tuitos los oficiales, sabías...??? 

-Yo l´unico que sé, es peliar, cumplir con mi deber.

-D´ande sos...??? -Entrerriano. 

-Hace mucho que servís...??? 

-Tengo pa´mí, que nací empuñando el sable. Mi Tata jué Sargento de Lamadrid... 

-Jué...??? -Lo partieron de un hachazo en Tucumán...Y el tata de mi tata jué uno de los 120 que formó San Martín. Cayó pa´siempre en Chacabuco, dicen, vaya a saberse...!!!Por eso, pá mi orgullo, digo que mi familia estuvo al servicio de la Patria, casi de punta a punta... -Sos casao...??? -Me voy salvando. 

-No tenís novia, siquiera...??? 

-Dejé una allá, cerca de Gualeguay. Pero este oficio de peliar, apenas si me deja tiempo pa´despuntar su ricuerdo. A lo mejor, cuando vuelva, levanto rancho. Eso si la morocha no se cansó d´esperarme...

-Gueno, tocan a seguir. -Sigamos, pués. Fueron tres jornadas de marcha pechando el pampero que pechaba de frente, como un loco, y en permanente alerta, porque los salvajes aparecían sin ruido y cargaban sin asco. Hasta que al fín... .Al-tó...!!! Teniente primero Joaquín Nogueira...!!! 

-Ordene mi Comandante...!!! 

-En la cima de ese monte, se han hecho juerte los salvajes de Ñancucheo. Un escuadrón avanzará por la derecha y otro por la izquierda. Pero me tiene preocupado este caminito. Parece no conducir a ninguna parte. Y parece imposible atravesar la formidable barrera de piedras y pinos. Pero yá conoce usted nuestra máxima. 

-"Por donde pasa un indio, pasa un soldado, y donde llegan los caballos pampa, hemos de hacer que lleguen nuestros patrios!. 

-Exactamente...!!! Avanzó el 2 de Caballería y dos horas mas tarde los bravos escuadrones cargaban sobre la indiada, que se dispersó. Pero a retaguardia sucedió algo: -Que tiene, mi Teniente...??? 

-Me han dado en el muslo... 

-Amalhaya...Refugiesé aquí, en estas piedras...Cuélguese nomás de mi cogote, mi Teniente. 

-El 2 está cada vez mas lejos... 

-Mi zaino se ha quebrao, pero yá nos agenciaremos de algún maturrango pa alcanzar a nuestro regimiento... -Me parece que todo vá a ser inutil...Tengo la pierna derecha destrozada... -Túmbesé...túmbese aquí...Via ser vendas con mi camisa...!!! Y en ese momento, sucedió lo inesperado. Un grupo de indios descubrió el refugio. Empuñando sus armas, rencorosos, se fueron cerrando lentamente sobre el teniente herido y el desconocido soldado del 2 de Caballería. -Estos se quieren cobrar en nosotros la derrota... -Andate vós...!!! -Avise...!!! -Vos tenés las piernas sanas...!!! Te podés salvar. 

-Yo...??? -Te ordeno que te vayas...!!! 

-Es la primera vez que me insubordino a un superior..pero...que le hice yo pa que me trate así...??? Porque quiere que me porte como un canalla...??? 

-Andá a buscar protección. Avisale al comandante que ha de tener tiempo de venir... 

-Yo ??? 

-Obedecé...!!! 

-Yo dejarlo a Usted...??No le obedezco Señor...!!!Usté tiene fama de león, vamos a ser dos leones, pa que estos salvajes sepan como la gastamos los del 2 de Caballería...!!! 

-Pero...y tu carabina...??? -Cayó al barranco, pero no importa. Y esto que és...no vale nada...??? Y al decirlo, blandía el sable corvo, el de la herencia, el mismo sable heróico que había usado su Tata y el tata de su tata. Se plantó desafiante delante de la indiada que estaba cada vez mas cerca... -Vengan maulas, acerquensé si quieren probar el brazo que tenemos los del 2...!!! -Andate, todavía estás a tiempo...!!! 

-Dirme...??? No les voy a dar el gusto de que estos salvajones vean de espalda a un soldao del 2...!!! Di´ande, si recién ahora se va a poner linda la cosa...!!! Venga...ataquen...hijos de ....!!! Fué brava, espantosa, tremenda la embestida. El Teniente Nogueira, desde el suelo, sin poder incorporarse por la herida, repartía sablazos y recibía lanzazos. El soldado, símbolo mismo del coraje gaucho, se debatía como un león. 

-No les afloje, mi Teniente, que estos no se ván a olvidar nunca del 2 de Caballería...!!! Pero la lucha era desigual y desventajosa. Dos leones, por leones que sean, no pueden enfrentar solos a cien fieras sedientas de venganza. El Teniente Nogueira, acribillado a lanzazos, mutilado horriblemente, vistió de rojo la piedra blanca del refugio. Pero el otro seguía. Malherido, ensangrentado, jadeante, seguía repartiendo tajos con el sable heróico que envainaba en sus últimos alardes de coraje, la admiración del mismo sol que no quería irse del todo. 

Cayó así, en su ley, derrochando el coraje que le venía del tata, del tata viejo que había sido granadero del Gran Capitán. 

La historia no recogió su nombre, solo sabemos que era del 2, del 2 de Caballería: La Patria....Presente...!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario