viernes, 17 de marzo de 2017

VETERANOS DE LA FRONTERA. EL DIA 14 DE MARZO SE CELEBRO EN LA REPÚBLICA ARGENTINA EL DIA DE LAS ESCUELAS RURALES.




Nuestro homenaje a quienes con verdadera vocacion cumplen un servicio extraordinario al pais, en este relato cargado de sentimiento y profundo amor, respeto, sacrificio y patriotismo. 

A esos Maestros Rurales que como bien decia el querido Don Luis Landriscina: " La Patria les debe el mas grande y mas lindo de todos los monumentos"

 MAESTROS 


A fines de 1938 volvíamos de la Estancia Cambá-í situada al Norte del río Mocoretá en la Provincia de Corrientes, luego de realizar unas maniobras muy lluviosas, con las primeras luces atravesamos el nombrado río, con 1.000 metros de ancho a nado y 5 km de bañado, cansados y con la ropa húmeda. A la cabeza de la columna marchaba el Teniente Coronel Donovan con su ayudante el Subteniente Espinosa. Atrás de ellos marchaba yo con la bandera de guerra enfundada, luego los 5 escuadrones. Serían las 11 de la mañana y el sol rajaba la tierra, la humedad era insoportable. Desde una lomada vimos un grupo de chicos, acompañados por una maestra de nomás de 20 años que corrían hacia el camino. Al fondo se divisaba una escuela rancho y su bandera. El Tte Cnel Donovan ordenó al corneta de órdenes: “Toque ALTO”, y el regimiento se detuvo. Luego ordenó tocar “Prepararse para desfilar”, y a mí me ordenó: “Subteniente desenfunde la bandera!”. Hizo pasar la banda al frente y esperamos que la Señorita maestra llegara con los chicos al alambrado. Arrancó la banda y él se dirigió hacia el grupo de argentinos (niños) desenfundando su sable, saludando a la Señorita con el sable como si se tratase de un General, le pidió permiso para iniciar el desfile. Los chicos eran una sola boca abierta y la maestra lloraba, digo mal, sollozaba. Estábamos listos y todo el Regimiento 6° de Caballería desfiló rindiendo honores a ésa maestra y a sus alumnos, mientras las lágrimas brotaban silenciosas y ése grupo humano argentino miraba absorto a las armas de la Patria que reconocían sus sacrificios por hacer cada día algo por la Argentina. ....Fué para mí el más brillante desfile de toda mí carrera militar, que hoy a mís 86 años me emociono hasta las lágrimas cuando recuerdo el momento que Dios me permitió vivir....



No hay comentarios:

Publicar un comentario