sábado, 22 de abril de 2017

DECLARAR DE INTERÉS EL LIBRO “AQUELLOS PATRIOTAS” OBRA DE S.E. Cab D SALVADOR ROBERTO MARTÍNEZ OCSSPSIL. DEDICADO A SACAR DE UN INJUSTO OSTRACISMO HISTÓRICO A QUIENES NOS DIERON LA PATRIA, GLORIA Y LOOR PARA ELLOS.






Desde que en 1523 San Ignacio de Loyola, fundara la Compañía de Jesús, esta se destacó desde sus inicios como una organización preocupada por la expansión del conocimiento y las nuevas formas de entenderlo. Es por ello, el alto honor que nos cabe a la Orden, "Caballeros de Su Santidad el Papa San Ignacio de Loyola" Declarar de interés cultural la presente obra literaria. 

La Caballería, fuerza armada al servicio de la verdad desarmada. R.P. Alfredo Sáenz, S.J.

En lo personal en mi carácter de Comandante Gran Maestre de la Orden, miembro de la Asociación Descendientes de Guerreros y Próceres de la Indepenencia,  manteniendo parentesco de cognación con el General D "Martín Miguel de Güemes, nieto Chozno del Tcnl D José María Rojas Argerich, y al igual que San Ignacio de Loyola descendiente de Don Lope García de Lazcano y Doña Sancha Yañez de Loyola es un alto honor resaltar la labor de nuestro Segundo Comandante Gobernador General S.E. Cab GC Cte My Aviador Profesor D Roberto Salvador Martinez OCSSPSIL.

INTRODUCCIÓN DEL AUTOR


"El presente ensayo pretende con toda humildad, ser un destello vivificador en cuanto al “ser” argentino, esa meta que parece tan inalcanzable través de la Historia, y tan negada, siendo necesaria obtenerla. 

Los Hombres de la Patria que aquí se presentan son algunos que desde sus variadas posiciones dieron lo mejor de sí para conjugar los valores de los pilares de la naciente Nación. 

Desde la bravura de Don Martín Miguel de Güemes, hasta la dulzura infinita de Don Esteban Laureno Maradona, pasando el recorrido por Don Manuel Belgrano, Don Guillermo Brown, sin olvidar el primer triunfo de las Armas de la Patria, Suipacha, la pluma burila, sin piedad los aciertos y los errores. 

Pero para asumir ese papel he debido investigar hasta el hueso, hasta lo medular, los distintos momentos, que a la postre demuestran claramente estar hilvanados, como las perlas de un collar. 

Discrepo absolutamente con aquellos que dicen “desacartonar” los próceres, hacerlos más humanos; es una falacia. Siempre fueron así; sucedió que no se supo investigar y enseñar al educando, se ha deformado la Historia Argentina, a niveles insospechados. 

Producto de estos aventureros, que no han tenido el soporte documental y la metodología de su investigación, han caído en la triste banalidad de fabular, de crear absurdas situaciones sin ningún tipo de asidero científico. 

Los ha guiado, o el ser simples mercaderes que buscan vender más o en ideólogos de caducas doctrinas, que enuncian y dicen defender, pero que no llevan a la práctica en su propia vida, “Vive, como dices vivir” Sócrates. 

La consecuencia ha sido y es desastrosa, porque se han deformado generaciones enteras, desde los primeros años de la disciplina escolar, obteniendo un producto funesto para el futuro de la Nación. 

El rescate que aludo y que existe es la completa falta de conocimiento de grandes segmentos de la población, que no se sienten identificados con su país, y ceden fácilmente a las influencias exógenas que destiñen el sentimiento hacía lo propio, lo sustantivo, su nacionalidad. 

Nadie, en su sano juicio, pretende ser xenófobo, sino ser justo con nuestros próceres, en el sentido general de la palabra, abarcativo de hombres y mujeres por igual, y poniendo blanco sobre negro, nutrir la esencia, la savia del amor a su tierra, a su Patria. 

Finalizando, no es necesario que el que lea este ensayo, coincida con el autor; no, si no coincide, entraremos en la “dialécta de voluntades”, tal cual se define la estrategia, y de los núcleos propositivos oponentes, ha de salir, seguramente, una aproximación a la verdad. 

Y asevero una aproximación a la verdad, porque ésta nunca es absoluta, es relativa, siempre habrá de surgir algún documento, alguna investigación, que de por tierra conceptos tomados como pétreos. 

Eso, lo pétreo, lo absoluto, es caer en el error de erigirse, con mediocre soberbia intelectual, en dueños de la verdad, la Historia es la Madre de las Ciencias, cierto es, lo afirmó Herodoto, pero no es una ciencia exacta, expresa sus relatividades a medida que se avanza en la vida de la humanidad. 

La Argentina, una Nación extremadamente generosa, que siempre ha perdido territorio, que siempre ha acogido la inmigración dándole las mismas o mejores oportunidades que a los naturales del país, merece, ya siendo bicentenarios, el respeto y la admiración hacia nuestros próceres. 

Esperemos lograrlo, está planteado el desafío, sólo hay que tomarlo, enfrentarlo y por supuesto, obtener el fin supremo perseguido, como ya he expresado, el perfil del ciudadano honesto, laborioso, serio en sus procederes, haciendo frente a las adversidades, sin responsabilizar a otros por su incapacidad. 

Nuestro Himno Nacional es una canción de guerra y un juramento que debemos tener muy presente: ¡Oh Juremos con Gloria Morir!"
SALVADOR ROBERTO” TINCHO” MARTÍNEZ
 PRIMAVERA DEL AÑO DEL SEÑOR DEL 2016



No hay comentarios:

Publicar un comentario